Radiogrupo Sur Grupo DX Radiogrupo Sur
     

El Faro Isla de Flores

El Faro de Isla de Flores está ubicado sobre las costa del Río de la Plata, en la isla que le da su nombre.

Es una torre circular de mampostería, cúpula a franjas radiales blancas y rojas, con edificaciones blancas al pie.

Es una construcción típicamente lusitana de principios de siglo XLX. Su base tiene diez metros de diámetro y sus paredes dos metros con diez centímetros de espesor.

El faro funciona como alerta marcando el peligro que significa la isla y el banco contíguo para el ingreso a los puertos de Montevideo y Buenos Aires y en la actualidad depende del Servicio de Balizamiento de la Armada (SERBA).

En efecto: Entre Flores y el Banco Inglés hay un canal de 10 millas de ancho, y el faro instalado en la isla marca el norte del gollete peligroso. Una vez avistado, se puede, acercándose a él, librarse del banco.

LA ISLA
Faro Isla de Flores
Características
Características
Características
Características
Inauguración: 1º de enero de 1828.
Altura focal: 37 metros.
Alcance geográfico: 17 millas naúticas (31 kilómetros).
Alcance lumínico: 19 millas naúticas (35 kilómetros).
Intensidad luminosa: 200.000 candelas.
Características: Dos destellos blancos cada 16 segundos.
Sistema: Máquina rotativa sobre cubeta de mercurio con luz Dalen.

Historia
Historia
Historia
Historia
Antiguamente la navegación por el Río de la Plata no era cosa fácil, y la recalada de Montevideo preocupaba a los marineros más aún que la travesía oceánica, justificando los nombres populares de "Traga barcos" dado al Banco Inglés, o "Infierno de los marinos" al Plata, carente de toda seguridad o ayuda marítima.

Por eso mismo en 1792 las autoridades coloniales españolas colocaron en la isla lo que era el farol de popa de la fragata de guerra "Nuestra Señora de Loreto" que naufragara el 27 de mayo de 1792 tras un temporal que la hizo hundirse en la Punta San José de la Bahía de Montevideo.

Totalmente insuficiente como ayuda a la navegación durante siglos se suceden los accidentes en la zona del Banco Inglés e Isla de Flores.

Debió pasar todo el largo período de dominio hispánico, para que los reclamos frecuentes de marinos y comerciantes en favor de la instalación de un faro en Isla de Flores, encontrara respuesta durante la dominación portuguesa, claro está como un buen negocio para los invasores, que significó que el dispositivo tenga desde entonces el apodó de "el faro más caro del mundo".

En efecto: en 1817, habiendo naufragado en el Banco la zumaca "Juana" y posteriormente la "Piñao" con más de cincuenta personas a bordo, el Prior del Consulado, de Montevideo, Lucas J. Obes, naviero y uno de los hombres más cultos de la época, tiene así, una ocasión para promover la construcción del Faro.

H. Martínez Montero en su libro El Faro de la Isla de Flores relata: 
    ... Haciendo un poco de historia, el 20 de enero de 1817, por "la puerta del Norte", entraban las tropas portuguesas a Montevideo: el Síndico Procurador del sometido Cabildo entregaba las llaves de la ciudad al generalísimo Lecor, que, bajo palio era conducido a la Matriz. Al dia siguiente, el Barón de la Laguna comenzaba a ajustar su conducta a las instruciones que le dictara el Marqués de Aguiar y sobre todo, a la ambición portuguesa de siglo y medio para dar el Rio de la Plata como límite sur a la posesión colonial de la corona.

    La inteligencia de Lecor iba a encontrar pronto la forma de justificar su conquista. Sin considerar los pretextos invocados para la ocupación de la Banda Oriental- merced a su hábil política que hacía aparecer toda iniciativa suya como inspiración espontánea de las autoridades sometidas. Y el pretexto esta vez, sería aquel faro que no construyeron los españoles.

    El costo del faro debía ser atendido con las rentas de las Aduanas de Montevideo y Colonia.

    Y como ellas no alcanzaran a solventar los gastos, por la totalidad de la obra, el Prior elevó al generalísimo un plan de arbitrios extraordinarios que el Cabildo desaprobando en su mayor parte, permitió el ignominioso pacto llevado a efecto poco más tarde, por el que se cedían cuatro mil leguas de territorio a cambio del faro que el Consulado buscaba levantar con recursos de la Provincia.

    El 30 de enero de 1819 se firmaba el primer documento del "Tratado de la Farola", y la Isla de Flores obtenía así un Faro. Se convertiría en el "Faro más caro del mundo".
Lecor (visconde de la Laguna) obtiene del Cabildo de Montevideo a cambio de la construcción del Faro que "la línea divisora entre las dos Capitanías de Montevideo y Río Grande de San Pedro do Sud, empezará a una legua Sud Este del Fuerte de Santa Teresa, la margen occidental del Laguna Merín y siguiendo rumbo N.O.; en derechura a las naciones del Arapey".

Renuncia así, el Cabildo de Montevideo a una superficie mayor que la mitad de nuestro actual territorio nacional, incluídas las Misiones Orientales y el actual departamento de Artigas.

Sobre fines de 1827 el faro (de origen inglés) llegó a Montevideo y fue probado en ceremonia pública en la Plaza Matriz, frente al Cabildo de Montevideo. Este funcionaba con veintiún lámparas o "kinkés", alimentadas con aceite de oliva.

El primero de año de 1828 fue encendida la linterna y en el contrato firmado por el "rematador" que debía atender el servicio del Faro, se establecía: "deberá mantener en la isla seis peones hábiles, a más de dos personas inteligentes, De los primeros no puede bajar de tres el número de blancos, dos de éstos que sean o hayan sido marineros; de los inteligentes, uno de ellos de conocimientos náuticos y aunque el otro no los tenga, ha de ser hombre de mar que sepa leer y escribir."